Cursos de masaje y quiromasaje

El Homo Sapiens utilizó arco 40.000 años antes de lo que se creía

El Homo Sapiens utilizó el tiro con arco en Europa 40.000 años antes de lo que se creía hasta ahora

Después de todo, el Homo Sapiens utilizó el tiro con arco en Europa 40.000 años antes de lo que se informa.

Tres personas más encontradas con vida bajo los escombros en Turquía. Las muertes ascienden a 40.000

Los humanos modernos, el Homo Sapiens, usaron arcos y flechas en Europa hace 54.000 años, 40.000 años antes de lo documentado previamente, según un estudio que presenta evidencia reunida en una cueva en el sur de Francia.
Después de todo, el Homo Sapiens utilizó el tiro con arco en Europa 40.000 años antes de lo que se informa.

En África, el uso de arcos y flechas está documentado desde hace 70.000 años, pero en Europa, hasta ahora, la evidencia más antigua tenía entre 10.000 y 12.000 años, en Alemania, según un estudio publicado este miércoles en la revista Science Advances.

Este nuevo estudio está tomado de herramientas encontradas en la cueva Mandrin en Drôme. El sitio ha sido excavado desde 1990, y varias capas arqueológicas rastrean más de 80,000 años de ocupación del sitio, donde el Homo Sapiens, el hombre moderno y el hombre de Neandertal, vivieron alternativamente.

Una capa, denominada «E», se ha atribuido a la presencia de Homo Sapiens hace 54.000 años, atrapado entre dos capas que demuestran la presencia de neandertales.

Sin embargo, en esta capa «E» se encontraron cientos de puntas de piedra labrada, con una ejecución más fina que las presentes en las otras capas.

Estos consejos resultaron ser la clave para los investigadores, ya que los demás materiales que se utilizan para el tiro con arco, como la madera, las fibras o el cuero, son mucho más frágiles y, por lo tanto, desaparecen con el tiempo, por lo que, en general, es difícil identificar esta técnica.

Para verificar la función de estas puntas, algunas de las cuales son más pequeñas que una moneda, los científicos hicieron réplicas y las instalaron en puntas de flecha, usando un arco en animales muertos.

«Solo podíamos proyectarlos sobre los animales con un arco, porque eran demasiado pequeños y livianos para ser efectivos», explicó a la Agence France-Laure Metz, investigadora de la Universidad de Aix-Marseille y autora principal del estudio.

Además, las fracturas obtenidas en los extremos de las réplicas, debidas al contacto con el hueso del animal, fueron luego comparadas con las observadas en las puntas de pedernal encontradas en la cueva.

«Las fracturas en muchos, si no todos, fueron fracturas por impacto», dijo Laure Metz.

En ese momento, los ocupantes de la cueva tenían que cazar caballos, bisontes y ciervos, y en su interior se encontraron huesos de animales.

La llegada del Homo Sapiens a Europa occidental se ha adelantado a hace unos 54.000 años, gracias a los descubrimientos realizados en la cueva de Mandrin.

Los investigadores mostraron, en el estudio anterior, que las dos especies humanas ocuparon alternativamente el sitio.

Probablemente sapiens y neandertales se cruzaron, según Laure Metz, sin que sea posible decir cuál pudo haber sido «la naturaleza de su encuentro», pacífico o no.

Pero los neandertales que habitaron la cueva después del Homo Sapiens continuaron usando armas tradicionales como lanzas sin desarrollar técnicas de propulsión, dijo.

«Las tradiciones y tecnologías de estas dos poblaciones eran, por lo tanto, profundamente distintas, lo que ilustra una notable ventaja tecnológica para las poblaciones modernas durante su expansión por el continente europeo», concluyeron los autores del estudio.

Deja un Comentario